En realidad la veranda debería llamarse “jardín de cuatro estaciones”. Y es que este espacio lleno de luz proporciona un confort absoluto en cualquier época del año. Las superficies acristaladas de grandes dimensiones y los finos perfiles permiten la entrada de mucha luz y le dan a su hogar un ambiente claro y agradable. Los sistemas de aluminio están especialmente desarrollados para la construcción de verandas y le aseguran el disfrute de la misma durante muchos años.