Las persianas suelen formar parte integrante de la ventana. No solamente protegen su privacidad, también mejoran el aislamiento térmico y aumentan la seguridad, impidiendo el acceso de intrusos a través de la ventana.