Nuestros modelos de puertas de seguridad en aluminio soportan perfectamente el paso del tiempo sin que le afecte la intemperie; no se agrieta, no dobla, tuerce ó hincha como las puertas tradicionales de madera. El mantenimiento de su puerta se minimiza ya que al ser lacada en polvo de poliéster fundido a altas temperaturas se vuelve resistente al paso de los años en acabados perfectos en nogal oscuro o blanco y con terminaciones especiales en colores RAL ó texturados.